Pruebas de ADN para Paternidad, Maternidad y Inmigración

Acreditada AABB, Legal, Privado, Servicios en un Clinica o Movil o por Correo

Dando respuestas a las preguntas más difíciles de la vida



DNA Identifiers han ofreciendo paz desde el año 2001. Nuestro servicio es rápido, confidencial y compasiva. Estamos comprometidos con la excelencia en servicio al cliente!


LLAMANOS HOY (888) 362-4339

Resources

Please recommend this site to others!




www.dog-dna.com

Bedrooms, Backseats and Courtrooms

The Truth About Sex in America Today
Co-authored by our own Meagan Thompson

Soluciones Iniciales Rápidas Para Los Divorcios

posted by DNA Identifiers @ 3:07 PM
Wednesday, November 25, 2009

La situación es urgente. La pareja ha decidido cesar su convivencia o uno de los dos ya ha decidido que desea finalizar su relación. Entonces hace falta una solución sencilla y rápida para evitar un conflicto matrimonial. Hay que tener en cuenta en estos casos la adopción de “medidas provisionales”. Dichas medidas, cuando son de mutuo acuerdo, suponen un avance hacia la nueva situación personal que van a vivir cada uno de los cónyuges por separado. Cuando hay un conflicto permiten avanzar en el tiempo una solución.

Además de resultar muy eficaces para regir la vida de los interesados en ese difícil momento, ayudan a mentalizarse y adaptarse a la que será a partir de entonces una nueva vida por separado.

Las medidas provisionales inciden en mayor medida en los aspectos personal y familiar, no abordando tan profundamente las cuestiones económicas, a excepción de las pensiones alimenticias de los hijos y las compensatorias del cónyuge. Por ello, suelen ser más pacíficas para los cónyuges y resultan un buen punto de partida para resolver conflictos familiares.

Sus características esenciales son su rapidez y efectividad una vez presentadas y en escaso plazo estudiadas por el Juez. Son dictadas en Auto y determinan o condicionan en gran parte las medidas definitivas que se adoptarán en la Sentencia de Divorcio. Por tanto, si realizamos una buena petición de medidas provisionales podremos alcanzar una aproximación fidedigna de las que serán las medidas definitivas.

Resultan atendibles con rapidez por los Juzgados y consiguen evitar muchos conflictos posteriores, por lo que resultan convenientes para evitar que los parezcan eternos los procesos de Separación o Divorcio.

Según nuestro Código Civil estas medidas provisionales permitirán vivir a los cónyuges separados, cesando así la presunción de convivencia conyugal. Además, todos los consentimientos y poderes que se hayan otorgado un cónyuge al otro quedan revocados.  Una vez dictado el Auto aprobatorio, seguirán vigentes hasta treinta días después, o más, siempre y cuando se haya presentado la demanda correspondiente.

Llegados a este punto en el que conocemos los enormes beneficios para los cónyuges al adoptar medidas provisionales, conviene entrar un poco a conocer cuáles son esas medidas.

El artículo 103 del Código Civil establece qué medidas deben adoptarse por los cónyuges durante la tramitación de la separación o divorcio. Establece que, en caso de no ponerse de acuerdo los cónyuges en establecer dichas medidas, lo hará el Juez estando los interesados presentes.

En el caso de haber hijos menores o incapacitados, la primera y más importante de las medidas será determinar, en beneficio de estos, con cuál de los cónyuges se quedarán. Se prestará mucha atención al tiempo, modo y lugar en que el cónyuge que no ejerza la guarda y custodia de los hijos se podrá comunicar con ellos o tenerlos en su compañía. Decimos que se prestará mucha atención porque debemos buscar la forma más idónea en que los dos cónyuges alcanzarán sus pretensiones satisfactoriamente.

El régimen de visitas, de vacaciones concretamente, aún siendo medida provisional puede ser detallado con cierta exactitud a los efectos de satisfacción en lo relacionado a la estancia con los hijos, lo más amplia posible, por la parte conyugal que no goza de la custodia y permitir que el contacto o relación del hijo con el cónyuge no custodio mantenga su importancia.

En el caso de existir algún riesgo de sustracción del menor por alguno de los cónyuges o por terceras personas que prive el derecho a comunicarse o estar con el menor al otro cónyuge, se podrán adoptar algunas medidas especiales, tales como la prohibición de salida del territorio nacional, la prohibición de expedición de pasaporte al menor o su retirada si ya lo tuviera y la necesaria autorización judicial previa a cualquier cambio de domicilio del menor.

Esta primera medida a adoptar beneficia a ambos cónyuges en sus derechos y deberes como padres, pero ante todo busca el beneficio del hijo menor o incapacitado que, al fin y al cabo, es la parte más vulnerable y que puede resultar más perjudicada por la ruptura de la convivencia conyugal.

Del segundo apartado del artículo 103 del Código Civil deducimos otra medida provisional. Cuál de los cónyuges ha de continuar usando la vivienda familiar es lo que se debe determinar a continuación. Esta segunda medida provisional se fundamenta en la mayor necesidad de protección de los hijos y de uno u otro cónyuge. Además de determinar quién continuará en la vivienda también se hará inventario de qué bienes y objetos del ajuar se quedarán en ésta y cuales no.

Normalmente, el cónyuge que tenga la guarda y custodia de los hijos será el beneficiario de la vivienda familiar al considerarse éste el más necesitado de protección.

Como tercera medida provisional, debemos fijar la contribución de cada cónyuge a las cargas del matrimonio, incluidos, si procede, los gastos del procedimiento de separación o divorcio asumidos por uno solo de los cónyuges cuando el otro carezca de recursos (“litis expensas”), tal y como viene indicado en el tercer apartado del anteriormente citado artículo 103 del Código Civil.

Por cargas del matrimonio se entienden los gastos ordinarios de una familia, tales como la alimentación, la luz, el agua, el alquiler de la vivienda, la vestimenta, etc.

Ha de tenerse en cuenta que el trabajo doméstico que uno de los cónyuges dedique a la atención de los hijos sujetos a patria potestad también se considera una contribución.

Como cuarta y quinta medidas provisionales, establecidas en los dos últimos apartados del tan citado artículo 103 del Código Civil, se procederá a determinar qué bienes comunes a los cónyuges se han de entregar a cada uno de ellos, además de cómo se van a administrar y a disponer de ellos. Esa misma administración y disposición es que deberá determinarse en cuanto a los bienes privativos que estén especialmente afectados a las cargas del matrimonio.

Estas son las últimas medidas provisionales a adoptar, y una vez aprobadas por el Juez han de ser respetadas por los cónyuges, al menos hasta que se adopten las medidas definitivas. Una vez adoptadas estas medidas definitivas, sustituirán a las provisionales.

Podemos deducir de todo lo dicho que las medidas provisionales son el primer paso hacia un acuerdo final entre los cónyuges que desean el divorcio o la separación, considerándose estas como una de las mejores formas de adaptarse a la nueva vida sin el otro cónyuge. Se busca con ellas una regulación de la vida de los interesados lo más pacífica posible para ambos, adaptándose a la nueva situación progresivamente.

Bookmark and Share

Comments are closed.

Copyright ©2017 Innersanctum Inc. | Privacy Policy | 5316 NE 15th Avenue, Portland OR 97211 | | Updated: 09/23/17 | In California: www.california-dna-testing.com | In Oregon: www.oregon-dna.com | Immigration DNA Testing: www.immigration-test.com | Dog DNA Testing: www.dog-dna.com